Ramon Llull, filósofo y cosmopolita

 

Ramon Llull nació el 1232 en Palma y se convirtió en uno de los más grandes eruditos de su época. Escribió infatigablemente y con la misma obsesión con la que viajaba. Llull escribió más de cien obras, tratados, novelas y poemas, la mayoría en catalán, pero también en árabe y en algunas ocasiones en latín. Su obra principal, Ars Magna, ejerció una gran influencia sobre el erudito universal Gottfried Leibniz.

Ramon Llull provenía de una rica familia noble mallorquina y en un principio tenía más bien poca intención de dedicarse a la ciencia. Fue después de una peregrinación a Santiago de Compostela a través del camino jacobeo y al monasterio de Montserrat en Barcelona cuando decidió dedicarse a la fe y a sus estudios, para lo que se retiró al monasterio de Randa. Su interés principal se centraba en la conversión, basada en la lógica y la argumentación, de los no creyentes, principalmente los mahometanos. Llull ejerció la docencia con interrupciones en París y Montpellier entre 1283 y 1313. Gracias a su obra Blanquerna el catalán adquirió el rango de lengua literaria.

Su final es incierto. Con más de 80 años viajó a Túnez y Bejaia, en la actual Argelia, donde fue lapidado por mahometanos furiosos a los que había intentado convertir. Si murió en esa lapidación o más tarde a bordo de un barco no ha sido aclarado hasta hoy.