Calle Olmos en Palma

La calle Olmos merece este nombre, aunque no lo parezca a primera vista: en ella se alineaban en un tiempo gran cantidad de olmos. De ello da cuenta un documento histórico: el 22 de junio de 1429 aparece documentada en un decreto la prohibición de arrancar ramas de los olmos y otros árboles que poblaban esta calle.

Ahora, como entonces, la calle Olmos, o en catalán Oms, une con su ligera pendiente la parte alta de la ciudad y la calle de Sant Miquel con la calle de las flores, las Ramblas, y el Borne.

A principios del siglo XVIII se desarrollaba aquí una activa vida comercial cuyas reminiscencias aún se pueden sentir hoy: fábricas de muebles, zapaterías, lavanderías. Sus habitantes eran descritos como humildes y modestos… la herencia continua hasta nuestra época. En un paseo por la ciudad, varias cafeterías invitan al visitante a hacer una pequeña pausa, con una tranquilidad que se hizo posible a comienzos de los años 90, cuando la travesía se convirtió en peatonal eliminando el ruido de los coches. Desde entonces esta calle le invita a detenerse y a hacer compras.

HACER UN COMENTARIO

*