El cantante de ópera Bernd Weikl en Mallorca

Bernd Weikl, que durante su dilatada carrera musical como barítono nunca antes tuvo la oportunidad de visitar la isla de Mallorca, vino a ver a unos amigos e hizo otros muchos más, todos los cuales esperan de corazón que vuelva pronto.

Bernd Weikl sigue compartiendo escena operística con los más grandes. Es cantante de cámara de las óperas de Hamburgo, Munich y Viena, siendo asimismo economista, doctor honoris causa y profesor.

Hace años que viene lamentando la penosa situación de la educación musical en los niños, y es por ello por lo que ahora se ha comprometido a impulsar un proyecto que suponga el renacimiento del canto: “Cantar fortalece el poder emocional de la persona. Cantar es la forma más antigua que la humanidad tiene para expresar la creatividad y la fantasía. La voz es nuestra herramienta más antigua”, nos dice Weikl, y añade: “El canto se halla en el comienzo de toda diversidad cultural; las personas cultivadas dialogan, intercambian opiniones, son tolerantes y solidarias”. Para el artista, el acto mismo de cantar representa una sociedad mejor en un futuro pacífico y Mallorca, con su multiculturalidad, es una buena caja de resonancia, el lugar que brinda el escenario perfecto para ello. En el hotel de cinco estrellas Nixe Palace, Bernd Weikl ofreció una multitudinaria conferencia de prensa, así como varias entrevistas a emisoras de radio locales.
El cantante de ópera de renombre internacional se mostró muy interesado por esta isla frecuentada por gentes de todo el mundo y de fácil accesibilidad, visitó al pintor isleño Gustavo, encontrando en él apoyo y aprobación para su proyecto. Tuvo oportunidad de  probar la cocina mallorquina (como el famoso frito mallorquín o el cochinillo) en el restaurante típico “Ca’l Dimoni”, mantuvo conversaciones con el galerista y experto en arte Siegfried Blau, despertó el interés en médicos españoles y alemanes, cantó con el coro infantil en el Monasterio de Lluch, ensayó con el pianista David Mohedano Lamauft en el conservatorio, donde además mantuvo un encuentro con la mundialmente conocida soprano argentina Alicia Nafe, una antigua compañera de canto, su Rosina en El barbero de Sevilla, con la cual también dialogó sobre sus ideas y experiencias.

Y además, dio pruebas de su prodigiosa técnica vocal ante un público totalmente entregado en el transcurso de una cena ofrecida en el prestigioso hotel Son Julià del grupo Stein, despidiéndose como un entusiasta admirador de Mallorca…

¡Hasta pronto, Bernd Weikl!