Un zahorí con una rama de olivo

Desde hace siglos, los buscadores de agua perviven en la isla de Mallorca.

Muchos pueblos de la isla, cuentan entre sus habitantes con buscadores de agua por lo que el oficio perdurará en el futuro.

Pueblos como Sa Pobla, Santa Margalida o Maria de la Salut, cuentan entre sus vecinos con algún buscador de agua, no es algo que se pueda aprender o transmitir de generación en generación. Dominar las energías de la tierra es un don al alcance de pocas personas.

Estudiando el terreno con una rama de “olivo  borde” un buscador es capaz de detectar corrientes de agua subterráneas. Si la rama se mueve hay agua, si se mueve mucho hay aún más.

Dicen los más mayores que todos los pozos de las tierras de esta isla han sido encontrados a través de este oficio tradicional.

Y quien no lo crea que intente comprobarlo.

HACER UN COMENTARIO

*